Soluciones de comunicación Soluciones de comunicación
CREEMOS...

Exponencialidad, una maravilla que trae muchos retos

No es un cliché decir que vivimos en la disrupción constante. Donde todo te sorprende. Donde todo tiene otro ritmo, uno mucho más acelerado. Donde, hablando de comunicación, la inmediatez es la demanda principal.

¿Una cámara para el día a día? ¡Parecía una locura!

Hace seis meses (mientras escribo esto es agosto de 2019), me encontré los negativos de mi graduación universitaria, que fue hace 20 años. Después de mucho investigar, encontré un lugar chiquito en el sur de la ciudad donde me entregaron mis fotos impresas. No tanto tiempo después, regresé queriendo imprimir otras fotos, pero el local ya estaba ocupado por otro negocio. El caso de la industria fotográfica ilustra perfecto cómo en esta época todo puede ser sustituido en un abrir y cerrar de ojos.

En la imagen se presenta la curva de la exponencialidad. La mentalidad lineal está representada por un trazo recto desde el presente hacia el futuro. Así se hacían, por ejemplo, los buenos planes de negocio: se definía una ruta del punto en el que estabas al punto al que querías llegar. El camino era, hasta cierto punto, previsible.

En cambio, en los modelos exponenciales, los caminos no son rectos. Justo en donde se forma la curva, llega un momento en que pierdes de vista lo que sigue. Y cuando se llega hasta cierto punto, se hace de nuevo una curva…

O sea, no es un cliché decir que vivimos en la disrupción constante. Donde todo te sorprende. Donde todo tiene otro ritmo, uno mucho más acelerado. Donde, hablando de comunicación, la inmediatez es la demanda principal. Por la disrupción, la industria fotográfica dejó de existir como la conocimos durante varias generaciones. ¿La razón? No se anticipó a lo que venía y el cambio la tomó por sorpresa.

1975

En ese año se creó la primera cámara digital. La segunda fue en 1981, o sea, se tardaron seis años en mejorarla (lo que hoy es un tiempo larguísimo para hacer alguna modificación). De ahí, cada año se fueron potenciando sus features. En el 2000 (¡25 años después!) se lanzó la primera pieza por 3,500 dólares.

2002

Hasta este año llegaron las cámaras compactas. Tuvieron un gran auge, pero en 2007, apenas cinco años después de estar disponibles para los consumidores, irrumpieron los primeros smartphones, con cámaras que, poco a poco, fueron mejorando su nitidez y aplicaciones.

Desde entonces, la fotografía de los teléfonos ha ido mejorando a tal grado que es raro ver a alguien con una cámara “de las de antes” en la mano. Además, este formato para la generación y consumo de imágenes hace posible que la gente alimente redes sociales con la inmediatez que demandan los tiempos actuales (por el deseo permanente de las personas de ver en tiempo real lo que ocurre).

Un nuevo paradigma

Lo sucedido con la fotografía cambió el paradigma de la comunicación. La inmediatez no sólo es apreciada como la pauta de mensajes, sino por la sensación de calidez y cercanía que otros medios y mensajes nunca podrían proporcionar.

Marshall McLuhan tenía razón en todo.

Desde la afirmación de “el medio es el mensaje”, hasta el concepto de Aldea Global y, por supuesto, la noción de “los medios como una extensión de nuestro cuerpo”. Hoy, esta frase es más cierta que nunca. Cualquier persona con un teléfono a la mano está dotada de una serie de medios que le permiten mandar mensajes en cualquier momento. A este nuevo paradigma nos acostumbramos todos. Sabemos, además, que la comunicación ha sido el principal habilitador de esa evolución. Entonces, ¿por qué en la comunicación interna seguimos operando igual? Tenemos el gran reto de abrazar la maravilla de los cambios que ocurren en el exterior y explotarlos al máximo en beneficio de nuestras audiencias.

Contacto

América 93, Col. Parque San Andrés, Coyoacán, C.P. 04040

+52 (55) 5661-2027 contacto@solucionesdecomunicacion.mx